Blog de kivun

Entrevista

Felipe Yafe, y la experiencia de asistir a judíos combatientes de Malvinas

Escrito por kivun 11-09-2016 en Felipe Yafe. Comentarios (0)

Por Darío Brenman 

“Después de la guerra de Malvinas y por mucho tiempo sentí que todo el trabajo que realizaba en Córdoba me resultaba un tanto banal y me demandó un largo tiempo volver a encontrar mi enfoque” relata a Nueva Sión el Rabino Felipe Yafe, uno de los capellanes judíos que estuvo en el conflicto del Atlántico Sur en 1982 asistiendo espiritualmente durante 20 días a los combatientes judíos. 

¿Cómo se decidió su viaje para asistir a los soldados judíos en la Guerra de Malvinas? 

Al poco tiempo que comenzara la guerra, la DAIA solicitó al gobierno dictatorial brindar capellanes judíos para poder asistir a los soldados judíos que iban la guerra de Malvinas. Marshall Meyer me consulto si quería viajar y le dije que aceptaba. En un principio no entendía la situación que estábamos viviendo en la Argentina ya que los últimos seis años había vivido en Israel y luego solo había estado viviendo unos pocos meses en Córdoba. Recuerdo que tuve una reunión con las autoridades de la DAIA donde me informaron del proceso político que se estaba viviendo. 

¿Cuáles fueron sus expectativas antes de viajar al conflicto del Atlántico Sur? 

En aquel momento yo sentí por un lado que mi rabinato se honraba al realizar mi trabajo en una situación verdaderamente extrema. Tenía esa expectativa de poder llevar mis experiencias a una situación mucho más concreta, a un servicio más franco. En segundo lugar sentía que podía hacer algo por la Argentina. Yo no soy un patriota sino que soy un judío argentino como cualquier otro, pero sabía que los soldados estaban en una guerra y yo tenía una herramienta con la cual los podía ayudar y generar una contribución para mi país. Viví esos intensos 20 días que estuve en el sur como una experiencia de crecimiento espiritual ya que siento que el estar cerca del frente de guerra me hizo mejor persona y me dio nuevas herramientas, que más tarde utilicé durante mi rabinato. 

Usted pasó veinte días en Comodoro Rivadavia sin poder viajar a las Islas Malvinas… 

En realidad existió esa posibilidad pero al final hubo una decisión del gobierno militar de que no lleguen civiles al campo de guerra, tal vez para protegernos o tal vez para ocultar la verdadera situación que estaban padeciendo los soldados. 

¿Qué tareas realizó durante su estadía en el sur? 

Cada mañana a las 8:00 venía el Mayor González, quien tenía predeterminado a qué lugar debía dirigirme. Recuerdo que el primer día hacía mucho frío y al llegar al destacamento su comandante gritó a los soldados que los que eran judíos den un paso adelante. En ese momento se juntaron unas 30 personas y recordando mis años como Madrij comencé a dialogar con ellos y especialmente a escuchar lo que cada uno tenía para decir. Casi inmediatamente se generó una catarata de voces de soldados que buscaban expresarse y contar sus experiencias a modo de desahogo. El miedo a la muerte era un tema recurrente dentro de estos espacios de diálogo que duraban alrededor de 1 hora. También realizaba charlas individuales con cada soldado que duraban unos 15 minutos, donde muchos se largaban a llorar, extrañaban a sus padres, expresaban las constantes tensiones que sufrían y algunos se horrorizaban al imaginarse a sus madres llorando la muerte de sus hijos. 

¿Que otras tareas realizó en ese momento? 

En Comodoro Rivadavia existía una pequeña comunidad judía con un templo y no más de 10 familias a la que durante mucho tiempo no se le prestó atención, pero cuando nos radicamos allí para realizar mis labores pedimos al gobierno militar que dé autorización a grupos de no más de 50 soldados judíos para que puedan visitar este templo y participar de un Kabalat Shabat. Esta fue una experiencia muy fuerte para mí ya que tenía que realizar una prédica para algunos pocos soldados que al día siguiente tenían que volver a Malvinas. Al mismo tiempo me sentía incómodo ya que me cuestionaba de qué manera podía hablarles, ya que ellos al día siguiente irían a la guerra y yo les hablaba desde mi comodidad en Comodoro Rivadavia. 

¿Qué mensaje les brindaba a estos soldados en el Kabalat Shabat? 

Les hablaba acerca de la confianza y de la vida. También acerca de las dificultades y obstáculos que debíamos superar constantemente para fortalecernos. Que cumplan su función pero que al mismo tiempo se cuiden mutuamente. Creo que más allá de las palabras, lo que importaba era la vivencia de estos jóvenes judíos que llegaban al templo y sentían esa sensación de comunidad. También a pesar de que los soldados en situación de guerra tenían prohibido comunicarse con sus familiares, aprovechábamos el refugio del templo para que ellos puedan llamar a sus padres y sentirse cercanos a ellos. 

Debe tener muchas experiencias para contar… 

Sí, recuerdo por ejemplo que me enviaron a un campamento de heridos donde un coronel preguntó nuevamente quienes de los soldados eran judíos. Solamente uno levanto la mano; sin embargo me permitieron visitar a otros soldados que no eran de nuestra colectividad, chicos argentinos que se encontraban en graves condiciones, muchos de ellos tenían los pies hinchados a causa del frío y otros con heridas de bala. 

¿A estos soldados que no eran judíos les resultaba extraña su condición de rabino? 

Por lo general eran chicos correntinos que no sabían lo que significa ser un rabino, pero al percibir que había alguien que estaba dispuesto a escucharlos, no tardaban en abrir su corazón. Me contaban de sus heridas y me pedían cigarrillos y nuevas mudas de ropa que yo luego encargaba…. 

Una vez que finalizó la guerra ¿Qué balance pudo elaborar acerca de esta experiencia? 

Cuando volví lo primero que hice fue abrazar a mi familia pero por mucho tiempo sentí que todo el trabajo que realizaba en Córdoba me resultaba un tanto banal y me demandó un largo tiempo volver a encontrar mi enfoque. Al mismo tiempo luego de ver tantos soldados heridos, volví con un sentimiento de amargura a causa de la irresponsabilidad del ejército por haber enviado a centenares de jóvenes que no estaban preparados para afrontar esta guerra.

Fuente: http://www.nuevasion.com.ar/ediciones/22.pdf 

El movimiento conservador frente a otras posturas del judaísmo

Escrito por kivun 08-06-2016 en Entrevista. Comentarios (0)

Entrevista realizada al Dr. Rabino Felipe Yafe por Enrique Rivera.

Enrique.- ¿Cuál es la postura del Movimiento Conservador respecto a otras maneras de ver el judaísmo?

Rabino Felipe Yafe.- El Movimiento Conservador, por definición, es pluralista. En consecuencia, al ser pluralista, se erige como una alternativa de visión y cosmovisión del pensamiento judío. No considerándose a sí mismo como la única opción, sino como una opción más que se brinda al Pueblo Judío para aquellos que se puedan sentir cobijados bajo su ala en lo tradicional y lo ritual, en lo ideológico.

El judaísmo conservador ofrece una alternativa sana, abierta, inteligente, creativa, tradicional, con su vínculo indisoluble con la Torá, pero a su vez, con una perspectiva de modernidad y hacia el mundo que estamos viviendo.

E.-¿Cómo piensa que debemos manejar la postura de otros movimientos del judaísmo que no nos reconocen?

R.F.Y.- Si otro movimiento no me reconoce a mí, es el problema del otro movimiento. No es el otro el que va a determinar mi legitimidad, si yo entiendo que lo que hago es correcto, y cuando utilizo el término correcto no lo hago desde una perspectiva completamente egoísta; (uso el término) porque yo veo que el movimiento al que pertenezco tiene una ideología fundante, que está fuertemente enraizada en la tradición judía que tiene una continuidad natural y fluida con las fuentes de la Mishná, Torá, Talmud, Poskim, con el Rambam, hasta nuestros días y que nosotros, con el hecho de poder modificar determinadas perspectivas de vida, no estamos haciendo más que lo que hicieron nuestros antepasados, cada uno en su generación y en su tiempo. Ejemplos de ello son decenas de miles que se pueden encontrar, en los propios textos rabínicos tradicionales. Que otros movimientos se limiten a decir ‘yo no pienso como el movimiento conservador’, es absolutamente legítimo. Sería muy arrogante pedir que todo el mundo acuerde con nosotros.

Tengo el dolor de que hermanos de mi propia fe no sólo no compartan, sino que me combatan. En algún momento esto tendrá que ser reflexionado. Y, si un día esta armonía y este entendimiento llegan, bienvenida sea. Si no, nosotros tenemos mucho trabajo por hacer por el Pueblo Judío: empezando por la educación de cada uno de nuestros miembros en nuestras distintas comunidades que son muchas, alrededor del mundo.

E.- Así como hay movimientos dentro el judaísmo que no aceptan al movimiento conservador, ¿También hay corrientes que el movimiento conservador no acepta?

R.F.Y.- Tendríamos que definir la palabra aceptar: una cosa es acordar, otra aceptar, otra dar legitimidad; otra es que me plazca su doctrina. El Movimiento Conservador no tiene, inherente a su ideología fundante, ningún tipo de posición deslegitimizadora de algún movimiento religioso que tenga una coherencia interna y que se vea a sí mismo como un proyecto de desarrollo evolutivo de la historia del Pueblo Judío.

¿Hay movimientos con los que no acordamos? Sí. Por ejemplo, con el Movimiento Reformista, con quienes en algunos de sus postulados no acordamos. Hasta el momento, por ejemplo, el Movimiento Conservador entiende que un judío es aquel que proviene de una madre judía. Para el Movimiento Reformista, puede ser quien provenga de padre o madre judía. Ahora, ¿desligitimizamos al Movimiento Reformista? No. Pero, no acordamos con él, entre otros aspectos.

Vayamos a la Ortodoxia, la cual no es monolítica, aunque en ocasiones se quiere presentar como tal. En ocasiones hay una profunda hostilidad entre sus movimientos, incluso mayor que la que existe hacia el movimiento conservador. Los mitnagdim contra los jasidim. En más de una ocasión, en Estados Unidos, han quemado la imagen del Rebe, en una situación de violencia.

¿Nosotros consideramos que los movimientos ortodoxos no son legítimos? Por supuesto que lo son. Lo que no acordamos con ellos, es en su cosmovisión de lo que significa la vida humana, respecto, por ejemplo, de la posición de la mujer. Ahora, las mujeres ortodoxas que se sienten cómodas con esa perspectiva de vida, están en su absoluto derecho y libertad de vivirlo de esa manera, si es ese el rol que quieren tener. En definitiva, el judaísmo es una forma de vida y como forma de vida los que la viven deben de estar felices con la que llevan. Si esa perspectiva será conservadora, ortodoxa, jasídica, jaridit, … será perfecto.

Hay movimientos ultra ortodoxos, por ejemplo, que niegan y hostilizan el derecho de Israel de existir. En lo personal me irrita profundamente, pero desde lo intelectual puedo entender que ellos tienen una línea ideológica, que respeto pero no comparto para nada, de dónde está D-os y dónde está la diáspora y el eventual permiso de D-os para el surgimiento del Movimiento Sionista.

Muchos de estos judíos van a Irán y comparten una mesa con Mahmud Ahmadinijad, el peor enemigo de Israel en este momento. Me causa muchísimo dolor ver a judíos que se consideran a sí mismos sostenedores del principio de la fe, en su manera más extrema, como los preferidos de D-os, llevando esas posturas. Entonces, no todo lo que brilla es oro. Y no todo lo que parece ser, es.

En la realidad los movimientos religiosos no son partidos políticos o grupos políticos dogmáticos. Vamos a observar que un ortodoxo moderno casi se toca con un conservador. Y un conservador de izquierda o hiper-liberal, se rozará con un reformista más tradicionalista. Somos seres humanos y no son doctrinas de vida o muerte. La vida se vive desde la piel, desde el amor, del sentimiento, la pasión…